1. Atrévete a competir de igual a igual con los sellos grandes

La distribución digital ha reducido la brecha entre grandes discográficas y sellos modestos. Tienen mayor presupuesto publicitario y know-how, pero su ventaja principal en el mundo analógico, las amplias redes de distribución física hasta alcanzar la última tienda de discos de barrio, ha perdido valor. Ahora usan herramientas similares a las tuyas para poner sus discos en todas las plataformas y compiten por la atención de los usuarios en los mismos campos de batalla que tú: Facebook, YouTube, Spotify…

2. Los discos van y vienen, pero el artista permanece: céntrate en él

La venta de música grabada ha dejado de ser la principal fuente de ingresos de la música. Antes, cada nuevo disco era el epicentro de la vida de un artista. Ahora, ha pasado a ser un instrumento publicitario y un reclamo mediático para alimentar el verdadero negocio: giras, conciertos y colaboraciones con marcas. Por eso, pon al artista en el eje de tu relato promocional y ofrece algo más que cháchara sobre su disco: historias, cotilleos, fotos, eventos inolvidables…

3. No pongas la fecha de lanzamiento en el centro de tu estrategia

Con el disco físico, coordinar la promoción y la logística era el nudo gordiano del negocio. Para cuando la música empezaba a sonar en la radio y llegaban las primeras entrevistas en TV, el disco tenía que estar colocado en el expositor de miles o millones de puntos de venta… ¡Un rompecabezas! Como eco de aquella época, muchos sellos continúan dando hoy un protagonismo exagerado a la fecha de lanzamiento. Antes tenía sentido para dar tiempo, pero ahora… ¡Qué más da! ¡Sólo cuesta un clic!

4. Haz disponible la música, aunque sea en formatos gratuitos

El usuario digital desea una experiencia de consumo integral. Si lee un artículo tu nuevo disco, no va a entender que no pueda escucharlo en Spotify o YouTube. La promoción debe realizarse con la música disponible para evitar experiencias de usuario frustrantes. Si tú no se la ofreces, ya lo hará otro con su nuevo álbum. En suma, ¡no demores la salida al mercado de tus lanzamientos con campañas de pre-lanzamiento interminables! Y ofrece previews de tus nuevos singles fácilmente localizables en Google, con la opción de reservar o pre-ordenar en la tienda online.

5. Cuida de los metadatos, la base de la descubribilidad

Los metadatos son unas etiquetas invisibles que describen tu música y ayudan a las plataformas digitales a ubicarla en su categoría más adecuada en función de su género, estilo, país y afinidad sonora. Es esencial que describas tus temas como el público espera hallarlos, no como a ti te gustaría. Los sistemas de recomendación automática, ese apartado que suele indicar Artistas similares o Más canciones parecidas, pueden abrirte la puerta a millones de nuevos oyentes.

6. Asegúrate de que tu nuevo disco pueda competir con tus anteriores

En las nuevas plataformas de compra (iTunes, Google Play, Amazon MP3, Beatport…) y los servicios de streaming (Spotify, Deezer, Apple Music…) el usuario tiene casi todo el catálogo de música comercial de la historia a un solo clic. Cuando entre en tu página de artista, le va a ser tan fácil escoger tu nuevo álbum como el anterior, disponible unos centímetros más abajo con un simple scroll. Si has tenido un enorme hit en el pasado, corres el riesgo de que tus fans sigan regresando a él. Tu nueva música tiene que ser tan buena que compita con la del resto de artistas… ¡Y con tu discografía anterior!

7. Asume que el 50% de las escuchas llegarán por búsquedas, playlists o géneros

En una lógica de escucha lineal, un álbum constituía un viaje completo a lo largo de 12 ó 14 temas, con su inicio, su desarrollo y su desenlace. Hoy día, no puedes esperar que tu público reproduzca tu disco de principio a fin. Quizás nunca lo haga y se pierda las la aventura sonora que le propones. Tienes que construir tu LP de forma distinta porque va a ser escuchado de forma no secuencial.

8. Busca canales de sincronización en TV, cine, publicidad y videojuegos

¿Cuántas veces has conocido un tema a través de un anuncio de TV antes de que se convirtiese en un número uno en la radio? La sincronización musical es un campo en auge desde que la venta convencional de música ha decaído. Además, te permite alcanzar a audiencias muy heterogéneas y a consumidores irregulares de música a las que nunca pensaste llegar.

9. Regala canciones, remixes o tributos a temas clásicos

Combinar artículos de pago con regalos gratuitos es una de las claves del éxito en el nuevo entorno digital. Al entrar en el estudio, asume que no sólo compones y produces para vender, sino también para alimentar mediante obsequios la relación con tus fans y tu estrategia de prensa. ¿Por qué no producir un cover como homenaje póstumo a David Bowie o a Prince? Estos audios, distribuidos a través de SoundCloud o YouTube, a menudo se viralizan y obtienen más impacto que tu single de pago.

10. Sorprende con lanzamientos inesperados o colaboraciones insólitas

No seas previsible. La estrategia tradicional de lanzar un disco cada dos años con tres singles fuertes para la radio se ha quedado obsoleta en la sociedad de la inmediatez y Twitter. Hoy en día, si no lanzas nueva música en tres meses, el mercado tenderá a pensar que te has muerto, o retirado. Aprovecha tus periodos valle entre grandes proyectos discográficos para sorprender con propuestas diferentes, incursiones en nuevos géneros, temas sorpresa o featurings alejados del guión.

11. Esmérate con el diseño gráfico: la música nueva entra por los ojos

El poder de la imagen para vender música no es algo nuevo. Algunas colecciones de viejos vinilos son una genuina galería de arte. Aunque hoy día los lienzos no son tan grandes, la importancia de lo visual se ha multiplicado. Una dirección de arte cuidada, original e inspiradora a la hora de confeccionar de tus portadas y promos te va a situar un peldaño por encima. Quizás lo hagas tan bien que el siguiente paso surja de forma natural: lanzar tu propia línea de ropa.

12. Saca partido a los nuevos formatos de vídeos eficaces y baratos

El videoclip oficial para TV es un proyecto audiovisual complejo que no todos los sellos pueden costear. Sin embargo, en las redes sociales la exigencia de calidad es menor, y ha surgido toda una nueva tipología de vídeos para el entorno digital, mucho más baratos y con un asombroso potencial viral: teaser videos, lyric videos, tour videos 100% amateur (tomados artesanalmente con una GoPro), making of de una sesión de estudio, vídeos de crowdsourcing, montados a base de escenas enviadas por los fans…

13. Lanza ediciones limitadas en CD o vinilo para tus mayores fans

Aunque tu estrategia sea 100% digital, puedes seguir contando con el disco en formato físico para satisfacer a tus fans más acérrimos. Aquí te la juegas con la exclusividad y el acabado de lujo. Seguro que cientos de tus seguidores pagarían con gusto un dinero extra por tener un ejemplar para coleccionistas. Y tienes la certeza de que ésos van a ser tus prescriptores más fieles.

14. Satura Google con vídeos, artículos y contenido sobre tu disco

La primera página de resultados de Google es el termómetro que mide el éxito de tu estrategia de distribución y comunicación de un lanzamiento. Tu trabajo es llenar esta página con, al menos, una entrada acerca del disco en Wikipedia, tres o cuatro entrevistas o artículos escritos, dos o tres vídeos (el videoclip oficial y entrevistas para TV) y los enlaces de compra del álbum o single en iTunes.
15. Agrega links de escucha y descarga en tus posts, tweets y artículos

¡Convierte la atención en tráfico relevante y ventas! Durante la campaña de lanzamiento, cualquier comunicación (posts en Facebook, tweets, fotos en Instagram, vídeos en YouTube, notas de prensa…) debe ir acompañada de llamadas a la acción y enlaces a las plataformas de streaming o tiendas online. Usa URLs acortadas para no ser escandaloso y utiliza soluciones para marketing musical como Linkfire o la gratuita smartURL.

16. Respeta el papel de las radios musicales

En los últimos años, YouTube se ha erigido en un serio competidor, pero hay que reconocer que la radio musical sigue siendo aún hoy el mayor fabricante de hits. Para que tu canción sea un éxito, necesitas a las emisoras especializadas en tu estilo musical. Conócelas, mantenlas al tanto de tus novedades y reserva una porción de tu presupuesto de marketing para acuerdos publicitarios.

17. Busca la complicidad de las webs especializadas

Si te mueves en un nicho musical muy concreto y no comercial, salir entrevistado en El País o en TVE puede ser halagador, pero irrelevante. Podrás sacar pecho en tus redes sociales, pero poco más: normalmente tus públicos están ahí. Es más eficaz que tengas presencia en webs y revistas especializadas. Además de las notas de prensa regulares, ofréceles premieres de tus nuevas canciones, contenidos exclusivos, invitaciones a eventos, acuerdos de patrocinio…

18. Mantén actualizada una base de datos de influencers sociales

La labor tradicional de relaciones públicas ahora es más compleja y diversa. La relación con los periodistas, aunque a menudo complicada, se rige por normas claras y suele imperar la profesionalidad. En el mundo 2.0, decenas de youtubers, tuiteros o instagramers pueden ser tan influyentes como aquéllos, y tratarles te va a resultar más caótico: son impredecibles, no se cortan a la hora de atacar tu trabajo y no siempre responden al teléfono.

19. Planifica fácilmente estrategias regionales diversas

Hay decenas de distribuidores digitales de música (TuneCore, Cd Baby, ReverbNation, Creanauta, Zimbalan, La Cúpula Music, Label Works, Believe Digital…) que te ofrecen soluciones sencillas para poner tu música a la venta a escala mundial en todas las plataformas existentes. En función de tu planificación de marketing o el entorno de derechos de autor en el que te muevas, podrás diseñar fácilmente estrategias o calendarios distintos en cada país o continente. Aprovéchalo para adaptarte a cada realidad geográfica.

20. Mientras dure esta lacra, usa la piratería a tu favor

La piratería se ha reducido desde que la industria se ha puesto las pilas y ofrece una amplia gama de formatos de consumo musical a bajo precio y con alto valor añadido. Sin embargo, sigue haciendo un daño enorme a los creadores. Hasta que se erradique totalmente, estás obligado a usarla a tu favor. La distribución ilegal funciona como una perfecta máquina de marketing y puede lanzar tu música a enormes mercados. Si eso no te reporta digital alguno, aprovecha al menos esa popularidad para potenciar tus actuaciones en directo o tus colaboraciones con marcas.

con información de www.industriamusical.es